py.acetonemagazine.org
Nuevas recetas

Bobby Flay revela más detalles sobre Gato, próxima apertura

Bobby Flay revela más detalles sobre Gato, próxima apertura


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.


Su restaurante más nuevo de Nueva York abrirá en febrero

Flay está trabajando duro en su próximo proyecto en Nueva York.

El restaurante más nuevo de Nueva York de Bobby Flay, llamado Gato, ha estado en construcción en Lafayette Street desde este verano, pero no hemos aprendido mucho al respecto desde que se supo por primera vez en julio que se centraría en "platos mediterráneos y españoles . " Tuvimos la oportunidad de conocer más detalles de Flay, quien dice que el restaurante de 147 asientos es "lo más importante que he hecho en 10 años".

"Va a ser diferente de Bolo", dijo, recordando su primer restaurante muy extrañado. "Va a estar inspirado en el fantasma de Bolo, pero no va a ser sólo España. Va a ser España, todos los países mediterráneos - Francia, Italia, incluso el norte de África - pequeñas cosas como usar harissa y cuscús, limones en conserva , y cosas así. Voy a tener un horno de leña para que haya algunos panes planos y pizzas, diferentes platos de pasta, arroces, paellas ".

Esto representa lo que Flay llama "la próxima versión de Bolo", y si todo va según lo planeado, debería estar abierto para la primera semana de febrero.


La educación de BOBBY FLAY por: Lucas Marquardt

Son las 6:15 a.m. de una mañana inusualmente fría de Miami a mediados de febrero, y Bobby Flay acaba de llegar al Aeropuerto Internacional de Miami. El famoso chef concluyó filmando el final de temporada de "The Next Food Network Star" menos de 24 horas antes y, después de hablar con la clase de su hija Sophie en la USC y cenar con ella y sus amigos, tomó los ojos rojos de LAX. Está en Florida para revisar su establo de carreras. Todavía está oscuro y el aeropuerto está casi vacío cuando Flay saca su equipaje —una gran maleta negra, sin equipaje de mano— de la terminal de Delta.

Flay ha salido del vuelo sorprendentemente en buen estado, a pesar de la falta de sueño. "Honestamente, estaba demasiado emocionado por ver los caballos", dice mientras se sube al asiento del pasajero de un Chrysler negro alquilado.

Es una media hora en coche por la autopista de peaje hasta el destino de Flay, Palm Beach Downs. Esta es la casa de invierno de la cuerda con sede en Florida del entrenador Todd Pletcher, y de dos de los caballos de Flay, Whispering Angel y Dame Dorothy. Este último viene de una victoria sobre Sheer Drama en Sunshine Millions Distaff, y está a dos meses de convertirse en el segundo ganador del Grado I de Flay.

Pletcher está fuera de vacaciones (Islas Turcas y Caicos), pero su asistente, Tristan Barry, saluda a Flay cuando sale del auto. El jinete del Salón de la Fama, Ángel Cordero, pasa y grita: "¡Bobby! ¡Ten suerte!" Flay ha llegado a tiempo para ver a Whispering Angel realizar sus ejercicios matutinos. El viento se levanta y Flay, vestido con jeans oscuros, zapatos de lona blanca y un abrigo ligero, se frota las manos. Son 45 grados.

"No esperaba esto de Miami", dice mientras se acerca a la barandilla para ver pasar un grupo de caballos. Un caballero que se encuentra cerca le ofrece a Flay un abrigo de su SUV, luego le dice a Flay que puede subirse al camión inactivo para calentar. Flay declina cortésmente. "Hay dos calentadores en la oficina, de frente", dice Berry.

"No", dice Flay, incómodo de que la gente esté haciendo un escándalo por él. "Aquí es donde están los caballos".

Guarde su

Polvo

Bobby Flay ha hecho algo único en las carreras de caballos. Como propietario y criador, ha creado un establo boutique que incluye algunas de las mejores líneas de sangre en el libro genealógico. Eso en sí mismo no es tan raro. La gente viene a la industria cada pocos años y desarrolla establos de primera clase. Lo que hace que la operación de Flay sea única es que lo hizo con un presupuesto limitado.

Puede sonar extraño decirlo sobre alguien que compró White Hot (Ire), la media hermana de Galileo (Ire) del ganador del G1 Epsom Derby, Pour Moi (Ire), por 1,25 millones de guineas (US $ 2.122.050), la potranca de un año más cara. en el hemisferio occidental en 2014. O que compró la yegua Countess Lemonade, luego la mitad a Duke of Marmalade (Ire) de la familia de AP Indy, por 700.000 guineas ($ 1.145.159) en 2010.

Pero tenga esto en cuenta: Flay gana mucho dinero. para un chef. Sin embargo, no es un capitán de la industria. Como diría Chris Rock, Flay puede ser rico, pero no lo es. O parafraseando a Rock, si John Magnier se despertara con el dinero de Flay, saltaría por la ventana.

"Tienes que voltear muchas hamburguesas para ganar $ 1 millón"

Entonces, cuando Flay compra un caballo por siete cifras, está aportando dinero que cambia la vida. Si las cosas van mal, lo sentirá. Su contador se asegurará de que lo haga. "Tienes que voltear muchas hamburguesas para ganar $ 1 millón", bromea Flay. Entonces, ¿cómo se ha encontrado Flay superando a los jeques árabes y a los magnates de los negocios irlandeses por algunos de los caballos mejor criados del mundo?

Responder a esa pregunta es delinear la estrategia que Flay y su equipo han ideado durante la última década. Esa estrategia comienza con el deseo de Flay de jugar al más alto nivel del deporte, y está influenciada en cada paso por un mantra que se repite a menudo en el grupo: "Guarda tu polvo". Al igual que en, guarde su pólvora, la necesitará más adelante en la pelea.

"Save your powder" ha hecho que Flay haya pasado de ser un inversor pasivo en un sindicato de carreras hace 20 años, a un pequeño propietario con una inclinación por levantar la mano impetuosamente en las subastas, a ser el propietario de un establo de calidad impresionante para su Talla. En muchos sentidos, Flay ha intentado convertirse en una versión reducida de las operaciones de cría creadas por personas como Helen Alexander, Ballymacoll Stud y las familias Niarchos y Phipps. Se ha centrado en adquirir miembros de las mejores familias del libro genealógico y, hasta ahora, ha hecho un trabajo bastante bueno.

Hoy en día, la banda de nueve yeguas de Flay incluye a la condesa Lemonade mencionada anteriormente, engendrada por Galileo (Ire) Auld Alliance (Ire), una mitad representativa del ganador de G1 2000 Guineas Golan (Ire) y de Tartan Bearer (Ire). segundo en el Derby, en el potro de War Front Super Espresso, una nieta ganadora de la Broodmare of the Year Courtly Dee, en el potro de Bernardini y el ganador del Grupo 3 francés de Montjeu (Ire) Albisola (Ire), en el potro de Oasis Sueño (GB).

Su establo de carreras, mientras tanto, presenta a Dame Dorothy, la hija ganadora de Grado I de Bernardini America, una potra AP Indy con desempeño de Grado I de la familia inmediata de Rags to Riches, et al y White Hot, esa mitad de Pour Moi (Ire ) que también es medio del subcampeón de G1 French Oaks, Gagnoa (Ire).

El compromiso de Flay con los linajes de primer nivel se revela en dos transacciones destacadas: Flay vendió una ganadora de la Breeders 'Cup (More Than Real) y una potra ganadora de Grado I (Her Smile), ambas de las cuales hizo campaña, porque sus familias simplemente no eran profundas. suficiente.

Solo un niño al que le gustaba

Carreras

Robert William Flay recuerda el día en que le dispararon a Ronald Reagan. Era el 21 de marzo de 1981 y Flay, habiendo faltado a clase con sus amigos, estaba en Aqueduct Racetrack. El joven de 17 años sin rumbo había rebotado en una serie de escuelas parroquiales y, salvo por causar problemas con sus amigos, no encontraba mucho atractivo en la vida estudiantil. No se puede decir lo mismo de la pista. Flay fue introducido a las carreras por su abuelo, quien buscaría en el cielo una sola nube en un día ideal, luego anunciaría que un viaje a la playa no tenía sentido y llevaría a Flay a Belmont.

"Fue genial", dice Flay, quien nació y se crió en el Upper East Side, un irlandés-estadounidense de quinta generación. "Él hacía apuestas por mí. Yo siempre apostaba a Steve Cauthen. Yo tenía 13 años, tal vez 14".

Cuatro décadas después, es interesante considerar qué fue primero: el amor de Flay por la comida o su amor por las carreras. En cualquier caso, después de que Flay abandonó la escuela secundaria, quedó claro que su vida necesitaba una dirección, y fue la primera la que despertó su imaginación. Flay consiguió un trabajo, primero como ayudante de camarero, luego en la cocina, en el restaurante Joe Allen en el distrito de los teatros. Allen (sin relación con el dueño del caballo) estaba tan impresionado con los instintos de Flay que pagó la matrícula de Flay al Instituto Culinario Francés. En 1984, Flay pasó a formar parte de la primera promoción del Instituto. Flay pasó el resto de la década perfeccionando su oficio en restaurantes influyentes, sobre todo Bud and Jam's de Jonathan Waxman, y en 1990 fue nombrado chef ejecutivo en un nuevo restaurante llamado Mesa Grill. Flay se convirtió rápidamente en socio, y el rápido éxito de Mesa Grill estableció a Flay como un niño prodigio certificado en un momento en que los chefs se estaban convirtiendo en figuras de rockstar en Nueva York.

"La gente me pregunta en qué soy mejor", dice Flay. "Aquí está: sé cómo alimentar a los neoyorquinos. No estoy seguro de saber cómo alimentar a la gente de Cincinnati. Pero sé lo que quieren comer los neoyorquinos y cómo quieren comerlo, y creo que esa es una gran parte de mi éxito en el negocio de los restaurantes aquí. Conozco a mi clientela ".

La estrella de Flay no solo estaba surgiendo en los círculos gastronómicos difíciles de complacer de Nueva York. Apareció por primera vez en The Food Network en 1994 y ayudó a construir la reputación de la incipiente cadena con programas como "Grill It! With Bobby Flay" y "Throwdown with Bobby Flay". Se abrieron más restaurantes: Bolo y Bar Americain en Nueva York, un segundo Mesa Grill en Las Vegas, y pronto, Flay no fue solo un chef, una celebridad o cualquier otra cosa. Era un hombre de negocios con un imperio floreciente. Lo mismo podría decirse del hombre que eligió para ser su entrenador, Todd Pletcher.

Desde Restaurante hasta

Anillo de ventas

Todo esto no dejó a Flay mucho tiempo para nada fuera de la cocina. Pero Flay seguía siendo un fanático de las carreras, y estaba intrigado cuando Arthur Seelbinder, un restaurador que también criaba y corría pura sangre, le ofreció un trozo de tres años que tenía.

"Arthur quería que me asociara con algunos restaurantes del Medio Oeste", recuerda Flay. "No funcionó, pero al pasar un tiempo juntos nos dimos cuenta de que a los dos nos gustaban las carreras. Así que me llamó y me preguntó si quería comprar algunos de los de un año que tenía. No fue una gran inversión. Dos de los caballos no corrieron, pero el tercero era una potranca del Sr. Greeley llamada Faraway Legend. Pagó $ 60 cuando rompió a su doncella. Era un especial de Jimmy Toner. Corrió por la tierra, él le dio un tiempo libre , y él la trajo de regreso al césped. Richard Migliore la montó. Él te dirá: "Monté al primer ganador de Bobby Flay". Que incluso recuerde el nombre del caballo es ridículo ".

Eso fue en 2002. "Y en ese momento, no quería participar en la toma de decisiones", dice Flay. "No quería ningún control. Dije: 'Voy a poner mi dinero, y eso será todo'. Pero eso va en contra de mi personalidad. Y duró unos 10 minutos ". Flay comenzó a comprar caballos con su propio nombre con la ayuda de su viejo amigo Barry Weisbord, editor de TDN. Inicialmente, el objetivo era comprar caballos que pudieran eliminar algunas victorias en la pista. Flay compró una participación en el velocista de césped Gilded Gold, quien se convirtió en el primer ganador de Flay. Compró a Grace y Power con una victoria en juego en The Meadowlands, y en su primera apertura para él, quedó en segundo lugar en el GI Hollywood Starlet. Justo antes de la GI Breeders 'Cup Filly y Mare Turf de 2005, Flay y Richard Santulli compraron la mitad de la participación en la ganadora del Grado I Wonder Again (ella corrió cuarta).

"Bobby es un tipo de persona con todo incluido", dijo el amigo y socio comercial de Flay, Laurence Kretchmer. "Bobby no es el tipo que va a meter el dedo en el pie y dejarlo ahí. Va con todo en las cosas que le apasionan, y sus ocupaciones y preocupaciones son todas muy inmersivas. Así que no habría razón para hacerlo". Espero que sea diferente en su compromiso con los pura sangre ".

Emocionado por su éxito inicial, Flay asistió a un seminario para nuevos propietarios en Ocala en 2006. El seminario se celebró justo antes de OBS April, y Flay se quedó para la venta. Atrapado por la energía de todo esto, terminó comprando una potranca Rahy, más tarde llamada Sophie's Salad, por $ 205,000. Más adelante en el año, compró la Mesa Girl criada en Nueva York por $ 110,000.

Flay tuvo cierto éxito con ambas potras. Sophie's Salad se ganó el título de tipo negro en Belmont. Mesa Girl rompió a su doncella en Aqueduct. Pero al final, llegaron a ilustrar lo que estaba mal con la estrategia de Flay. Es decir, no tenía uno.

Mirando hacia atrás, Bobby Flay reconoce las características que lo convirtieron en un gran chef y personalidad de los medios — la capacidad de actuar rápidamente por instinto, el amor por el cuerpo a cuerpo — no se traduciría en éxito como propietario y criador de caballos. No a largo plazo, al menos. "Cuando fui a una venta, simplemente no podía sentarme en mis manos", dice Flay. "Gastaría $ 100,000 aquí, $ 200,000 allá, y en realidad solo estaba lanzando dardos. Pero todo ese dinero se suma. ¿Por qué no guardarlo para un caballo verdaderamente especial? Mis amigos pasaban la mitad de su tiempo en las subastas buscándome para asegurarse de que no estaba comprando algo ".

Uno de los amigos que vigilaba a Flay era James Delahooke. En la década de 1980, el agente de sangre británico ayudó a Juddmonte Farms a montar su ahora renombrada banda de yeguas de cría, y pronto se convirtió en un miembro central del equipo de sangre de Flay.

Pague por los mejores exámenes físicos. Paga por familias probadas. Limite el riesgo comprando caballos cuyo valor no esté vinculado única o principalmente al rendimiento en la carrera.

Delahooke ayudó a introducir un nuevo concepto a Flay: la paciencia. "De vez en cuando leemos acerca de un nuevo inversor valiente y entusiasta en ganado de sangre que va a Lexington o Newmarket y compra 25 yeguas en una venta", dice Delahooke. "Lamentablemente, es un hecho que nunca ha habido una venta de caballos que ofreciera 25 yeguas que cualquiera necesita poseer. Excepto posiblemente la dispersión de Chenery. La paciencia requerida para cultivar una banda de yeguas de cría de calidad es inconmensurable. Surgen oportunidades para comprar los mejores huevos muy raras veces, y el frenesí de los que cuentan con el respaldo de los presupuestos de defensa de su país hace que sea muy difícil competir ".

Flay dice que aprendió mucho al ver a Delahooke en acción. "Hemos estado a caballo durante tres días, y el caballo entra en el ruedo, da varias vueltas y James dice: 'No me gusta su actitud'", dice Flay. "Y así, estamos fuera del caballo. La experiencia de James le dice que podría ser un problema en el futuro. Él dirá: 'Habrá otro'".

En otras palabras, guarde su polvo. Apoyada en esta máxima, la nueva estrategia de Flay tomó forma. Compre solo potras y yeguas con un valor residual significativo. Pague por los mejores exámenes físicos. Paga por familias probadas. Limite el riesgo comprando caballos cuyo valor no esté vinculado única o principalmente al rendimiento en la carrera.

"El crecimiento tiene que ser gradual y orgánico para establecer una base firme sobre la cual construir el próximo Juddmonte", dice Delahooke. "La primera vez que vine a Keeneland en noviembre de 1980 tenía un presupuesto de $ 10 millones de Juddmonte. Compré una yegua de C.V. Whitney, a saber, Bag of Tunes, por $ 600,000".

Flay vendería la gran mayoría de los potros que crió. Corría con la mayoría de las potras, pero las vendería si las estrellas se alinearan.

La estrategia jugó con la relativa indiferencia de Flay, siendo relativo en la palabra operativa, para ganar el GI Kentucky Derby, el objetivo declarado de muchos establos de alto nivel.

"Por lo general, puede dividir a los compradores en dos grupos: personas que están tratando de ganar el Derby y personas que no lo están", dice. "Hicimos un esfuerzo consciente de que no estamos interesados ​​en hacer eso. La única posibilidad que tenemos de ganar el Derby es si no vendo un potro realmente bueno. Aparte de eso, estoy mirando el primer viernes de Mayo."

Agrega: "Si estás comprando potros para ganar el Derby, o simplemente lanzando dardos a las potras, estás comprando ficción. Al comprar potras con un pedigrí increíble, estamos comprando hechos. Está justo enfrente de nosotros en negro y blanco."

En 2007, Flay puso las cosas en marcha con su primera compra significativa, la potranca Fasliyev Lacadena, una niña de dos años de la familia del ganador de GI Belmont de ese año, Rags to Riches. Flay compró Lacadena de forma privada justo después de haber obtenido un ARN por $ 1.4 millones en Fasig-Tipton en noviembre.

"Ella era una propiedad sustancial", dice Flay. "James la había comprado cuando estaba destetada, y pensó que yo debería comprarla. Era hermosa, tenía el tipo negro, tenía un gran pedigrí y aún podía correr; había todo tipo de ventajas".

Al año siguiente, en 2008, Flay realizó otra compra importante. Flay había asistido a Keeneland en septiembre, pero se fue después de haber sido superado en la oferta por varios prospectos, incluida una media hermana de Medaglia d'Oro impecablemente criada del ganador de G2 Royal Whip S. de ese año, King of Rome (Ire). Tres días después, Flay entraba a la habitación de un hotel de Las Vegas a las 6 a.m., cansado por una larga noche, cuando recibió una llamada de Kentucky. Se le informó que el postor ganador de la potra no había asegurado un crédito con Keeneland, y la venta, por $ 1.1 millones, fue declarada nula. Flay estaba teniendo una segunda oportunidad con la potranca, una nieta de Courtly Dee, y aprovechó la oportunidad.

"Recuerdo haber ido a verla", dijo Flay. "Ella era pura bahía, no una mancha en ella, y era tan bonita. Y era de la gran familia de Helen Alexander. Incluso yo podía decir que era especial".

Flay pagó una cantidad sustancial de dinero por la potranca, llamada Super Espresso, pero obtuvo un pedigrí sustancial. "Fue el primer año importante que compramos", dice.

Super Espresso tardó un poco en ponerse en marcha y perdió sus primeras siete salidas. Pero todo comenzó a hacer clic para ella al final de su año de 3 años. En el lapso de seis largadas, rompió a su doncella en Belmont, ganó una asignación, ganó una apuesta menor en Aqueduct y ganó el GIII Allaire DuPont Distaff S. en Pimlico.

"Tuvimos mucha paciencia con ella, y luego fue boom-boom-boom-boom", dice Flay. "Todd [Pletcher] la tenía en ese momento, pero originalmente la habíamos tenido con Steve Klesaris. Y Steve era un tipo realmente bueno. Me había dicho: 'Bobby, escucha, ella no va a ser una niña de 2 años'". Es posible que ni siquiera tenga 3 años. Es grande y larguirucha y no ha crecido en sí misma, y ​​no quiero apresurarla ". Algunos entrenadores no tienen la paciencia y siguen adelante sin importar nada. Y los rompen o no les dan la oportunidad de vivir a la altura de sus capacidades ".

Flay también comenzó a ganar apuestas importantes con otros miembros de su establo. Obtuvo su primer ganador calificado en 2009 cuando la compra europea Mrs Kipling (Ire) ganó un Grado III en California. En 2010, More Than Real ganó la G2 Breeders 'Cup Juvenile Fillies Turf. En 2011, Her Smile se convirtió en la primera ganadora de Grado I de Flay cuando se recuperó desde muy atrás para ganar la Prioress S. (Más tarde ocupó el tercer lugar en la GI Breeders 'Cup Filly & Mare Sprint).

El compromiso de Flay con su nueva estrategia se puso a prueba en serio en la venta de noviembre de 2011 de Fasig-Tipton. Dejando de lado un apego sentimental no solo a su primer ganador de Grado I, sino también a su primer ganador de la Breeders 'Cup, vendió Her Smile por $ 1 millón y More Than Real por $ 675,000.

"Eran grandes caballos para mí y tenían mucha habilidad, pero sus familias simplemente no eran lo suficientemente fuertes", dice.

Desollar en el

Cuestiones

Bobby Flay se recuesta en su silla de oficina. Está mirando por la ventana del séptimo piso al cielo gris bajo que enmarca los edificios de Broadway, pero su mente está en otra parte. "La gente no quiere comer verduras de primavera cuando hace 38 grados", dice. "Simplemente no lo hacen". Como para subrayar su punto, mira las figuras de abajo, envueltas en bufandas y abrigos, y golpeando contra el viento.

"Abril es un mes extraño. Pero la semana que viene, comeré habas y algunas rampas, algunos guisantes".

Algunas personas se sorprenden de lo práctico que es Flay cuando se trata de administrar sus restaurantes. No esperarían que él hiciera planes de menú semana a semana, o que trabajara cinco noches a la semana en sus dos restaurantes actuales de la ciudad de Nueva York, Gato y Bar Americain. Tal vez, debido a que pasa tanto tiempo en la televisión, se supone que solo actúa como un chef. Es un punto que obviamente irrita a Flay, a pesar de su insistencia en que ya no le importa. Pero el hombre una vez fue nombrado el "Chef estrella en ascenso del año" de James Beard. Por supuesto que le molesta.

Sin embargo, no son las opciones del menú las que distraen a Flay. Unas horas antes, la noticia de su inminente divorcio se hizo pública, y los medios de comunicación sensacionalistas están empeñándose en la parte proverbial para obtener los detalles lascivos, fácticos o no.

"¿Sabes cuando el piloto se sube al techo y dice: 'Las cosas están a punto de complicarse'?" luego suspira. "Bueno, las cosas están a punto de complicarse".

A pesar de esto, a Flay no se le ocurre no tomar el metro desde su oficina varias paradas hasta Bar Americain. "Oh, sí, todo el tiempo", dice cuando se le pregunta si toma el metro con frecuencia, haciendo una mueca para indicar que podría ser una pregunta estúpida. De pie en la plataforma, esperando una Q de la zona alta, Flay es reconocido varias veces. Es amable y cortés con quienes se detienen a estrechar su mano, pero no actúa como si le estuviera haciendo un favor a nadie.

En Bar Americain, el personal corre por la cocina preparándose para el servicio de la noche. La mayoría apenas levanta una ceja cuando Flay entra a la cocina. ¿Por qué lo harían? Está aquí todo el tiempo.

La ética de trabajo de Flay refleja su educación irlandesa-estadounidense. Se levanta todos los días a las seis. Lee el New York Times y mira CNN o MSNBC como el adicto a las noticias que es, y luego hace ejercicio durante una hora: una carrera por el paseo de West Side Highway o una nueva clase popular de spinning llamada Soul Cycle. Luego se pone a trabajar. Si está grabando, generalmente hará dos programas, uno por la mañana y otro por la tarde. Independientemente, Flay casi siempre concluye sus días en sus restaurantes. Empieza en Bar Americain en la W52nd, luego se sube a un taxi hasta Gato en Lafayette.

"A la gente le sorprende mucho que todavía cocine todos los días", dice. "En primer lugar, me encanta. Quiero estar allí cocinando. ¿Qué voy a hacer? Sentarme en el restaurante de otra persona. Pero también es muy importante para la coherencia. Por lo general, soy la última persona en tocar la comida".

A pesar de la carga de trabajo, Flay todavía ha encontrado tiempo para estar muy activo en la industria del pura sangre. Forma parte de la junta de 14 miembros de la Breeders 'Cup y fue fundamental en el diseño del popular evento "Taste of the World" que ahora se celebra cada año en la Breeders' Cup.

"Bobby es increíblemente generoso con su tiempo", dice el director ejecutivo de Breeders 'Cup, Craig Fravel. "Siempre que le pedimos que nos ayude, y desafortunadamente para él, lo hacemos más de lo que deberíamos, lo hace si su horario lo permite. En el lado de la hospitalidad y el entretenimiento, Bobby es increíblemente talentoso y aporta ese lado creativo a las cosas que esos de nosotros, que hemos estado en el negocio durante mucho tiempo, a veces nos olvidamos ".

Hace dos años, el gobernador Andrew Cuomo lo nombró miembro de la junta de NYRA y Flay es un miembro destacado de Water Hay Oats Alliance (WHOA). Las personas que lo imaginan inactivo en estos esfuerzos, como las que imaginan que no cocina en sus restaurantes, se equivocan. Flay es vocal y obstinado sobre los problemas de las carreras, y siente que tiene derecho a serlo. "Tengo la experiencia desde un punto de vista de marketing y medios, lo cual es importante", dice. "También sé de carreras, y puse mi dinero".

Flay dice que al final del día, todos los problemas eventualmente vuelven a una cosa: el bienestar de los caballos. Flay ha sido un partidario activo y recaudador de fondos para la Thoroughbred Retirement Foundation durante más de una década, y ha sido anfitrión de la cena anual de TRF en Bar Americain. (Flay conoció a su entrenador principal, Todd Pletcher, después de donar un paquete de "experiencia" al TRF que incluía una cena en la casa de Flay. El propietario James Scatuorchio fue el postor ganador y trajo a Pletcher como invitado).

"La primera vez que conocí a Bobby, me dijo lo apasionado que estaba por la salud y el bienestar del caballo", dice Jim Gagliano de The Jockey Club. "Ese fue el tema más importante para él. Me impresionó que se propusiera defender el caballo". Por sus esfuerzos, Flay fue reconocido con el premio Earle I.Mack Thoroughbred Champion Award por su dedicación al bienestar, la seguridad y la jubilación de los caballos de carreras en 2013.

"Es algo sobre lo que siento mucho", dice. "Sigo de cerca a los caballos que he criado y trato de asegurarme de que todos los caballos que he criado tengan un hogar bueno y seguro cuando se jubilen. Es un tema difícil, pero la industria necesita cuidar a sus caballos cuando terminan. carreras."

El uso de Raceday Lasix es otro tema que le apasiona especialmente a Flay. "Estaba emocionado hace unos años cuando la Breeders 'Cup decidió no tener a Lasix con sus carreras de 2 años, y me molestó cuando incumplieron", dijo. “Estoy tan cansado de la cosa de 'No podemos deshacernos de Lasix'. Si la gente sigue diciendo, 'No podemos', eso se convertirá en nuestra realidad. Y eso es lo que está mal. Es frustrante. No entiendo lo que gana con el uso de medicamentos para el día de la carrera. Claro, algunos propietarios se van a molestar porque sus caballos no pueden correr porque están sangrando. Para mí, ese es solo un riesgo más que corre. Si compro un un año, y en su primer entrenamiento se fractura un tobillo ... eso es una carrera. Si no están lo suficientemente saludables para correr, no deberían estar corriendo ".

Flay pasa mucho tiempo viajando al extranjero y dijo que ha visto el efecto de las políticas de medicamentos de Estados Unidos.

"Desde una perspectiva global, el pura sangre estadounidense está contaminado", dijo Flay. "Cuando voy a Europa y estoy rodeado de gente en el negocio de los caballos, no quieren comprar nuestra sangre. Soy un criador. Gasto mucho dinero en la cría de caballos. Quiero que todos quieran mi sangre. Una vez que comienza a reducir su mercado por región, su reserva de sangre es menos valiosa de inmediato. La gente dice: "¿Por qué tenemos que ser como el resto del mundo?" Eso es como decir que tenemos el dólar, así que a quién le importa el euro. Tienes que preocuparte, afecta al dólar ".

Más cerca de casa, Flay también es un defensor de menos y mejores carreras. "No hay necesidad de correr por el mero hecho de competir", dice. "No veo por qué tenemos que correr en 10 lugares diferentes un miércoles de febrero. Eso diluye el juego".

Con ese fin, y como miembro de la junta de NYRA, Flay ha favorecido públicamente el fin de las carreras invernales en Nueva York. "Cada deporte se toma un descanso", dice. "No tenemos béisbol los 12 meses del año. Dejemos que las carreras se vayan a Florida, lo cual sucede, y pueden ganar dinero con la transmisión simultánea. Dejen de correr malos caballos por mucho dinero. Y se están muriendo, y el El New York Times escribe un artículo malo, y simplemente crece como una bola de nieve. Aqueduct es un lugar repugnante. ¿Te imaginas presentar a alguien a las carreras en Aqueduct? "

A Flay le gustaría alejarse de las carreras en Aqueduct y concentrarse en Belmont Park. Pero eso también requiere un cambio del status quo, dice. "Belmont Park fue construido en la década de 1960 y para las carreras en la década de 1960, cuando teníamos grandes multitudes y no había competencia por los dólares de los juegos de azar", dice. "Necesitamos hacerlo más pequeño y más moderno, y tener un producto más moderno. No puede ser solo una ventana de apuestas y un puesto de perritos calientes. Necesitamos bares animados, restaurantes realmente buenos, espacios comerciales, música, cosas que traigan en personas que no están ahí solo porque son grandes fanáticos de John Velázquez ".

Si Flay ha utilizado su prominencia para promover el cambio dentro de la industria, también lo ha utilizado para promover el deporte entre los forasteros. Además de su trabajo como embajador de la Breeders 'Cup, expone a las carreras siempre que puede. Cuando la revista Food and Wine le dijo a Flay que querían hacer una publicación de ocho páginas sobre él, sugirió Ashford Stud como ubicación.

"Los socios de Coolmore me dieron Giant's Causeway durante todo el día", dijo Flay. "Fue increíble."

Bobby y su socio comercial desde hace mucho tiempo, Lawrence Kretchmer, en la venta de un año de Fasig-Tipton Saratoga.
Fotos de caballos

También se ha invitado a amigos y socios comerciales a participar en una sociedad flexible que Flay creó y que se llama Flavor Racing. Flay compró Quality Rocks de 3 años para él y Flavor Racing, que incluye a su amigo y socio Laurence Kretchmer, y la potranca de Rock Hard Ten ha sido tremendamente consistente. Ganó el GIII Florida Oaks en marzo y fue segunda en GIII Edgewood S. y Pennsylvania Oaks. Zloty, una compra similar, también tiene un gran desempeño.

"Indiscutiblemente, Bobby es un gran embajador del deporte", dice Kretchmer. "He disfrutado de las carreras desde que era un niño, así que para mí personalmente fue más como ser empujado más allá de una manera más profunda. Pero para otros, he visto cómo ha podido aprovechar la variedad de aspectos atractivos del deporte y industria, ya sea llevando a alguien a ver la belleza de una granja por primera vez, o simplemente por un día en las carreras para disfrutar del espectáculo, la belleza, la tradición y la emoción que existe allí ".

Una publicación por la cual

Por el cual medir

Estar junto al entrenador Aidan O'Brien en el terreno sagrado de Ballydoyle sería emocionante para cualquier aficionado a las carreras. Pero para estar al lado del genio detrás de la operación de entrenamiento de Coolmore, pídale que señale los caballos de las familias que ha comprado y diga: "Es un buen caballo, va a ayudar a su pedigrí", bueno, eso es algo diferente.

Bobby Flay relata esta historia de su viaje de agosto a Ballydoyle, que llegó por invitación del propio O'Brien. Los dos se conocieron por primera vez en el Arc de Triomphe del año anterior. O'Brien sabía que Flay había comprado Countess Lemonade, la hermanastra del corredor estrella de Coolmore, Ruler of the World. Los dos se llevaron bien, y O'Brien le preguntó a Flay si algún día le gustaría hacer el viaje a Co. Tipperary.

Diez meses después, O'Brien no apuntaba a Ruler of the World, que ahora está en Coolmore, sino a otro de los hermanos de la condesa Lemonade, Giovanni Canaletto (Ire). El potro Galileo (Ire) de 3 años tuvo una oportunidad de 6-1 en el Derby de Epsom en junio, quedando cuarto, antes de quedar tercero en el Derby de Irlanda tres semanas después.

Flay recibió una seria actualización de pedigrí en la página de Countess Lemonade cuando Ruler of the World ganó el Epsom Derby.

Los socios de Coolmore están muy interesados ​​en las familias extendidas de Countess Lemonade y White Hot, y O'Brien continuó señalando varios otros parientes, caballos inevitablemente de la talla de Galileo o War Front. Como dice Flays, fue un momento excepcionalmente genial en su año. También fue uno que capturó lo que su establo está tratando de lograr.

"Estas potras con gran pedigrí te dan tantas oportunidades que esperas que puedan correr, pero si no pueden, aún tienes todo tipo de oportunidades a través de la familia".

"Cuando compramos White Hot, por ejemplo, no tuvimos que adivinar si iba a ser especial", dice Flay. "Ella ya lo estaba. Costaba mucho dinero, pero si nunca corre, podríamos llevarla al ring dentro de cinco o seis años, y podría traer el mismo dinero o más. Estas potras con grandes pedigríes te dan tantas oportunidades que esperas que puedan correr, pero si no pueden, todavía tienes todo tipo de oportunidades a través de la familia ".

Flay no tiene que buscar más allá de Countess Lemonade como ejemplo. La yegua tenía un pedigrí brillante cuando Flay la compró en Tattersalls en 2010. Era la mitad del campeón europeo Duke of Marmalade, y es de la familia inmediata de A.P. Indy. But then her brother Ruler of the World emerged on the scene three years later and won the Blue Riband, further elevating the page.

"I remember I was on the golf course, on the 17th hole, and my phone started blowing up that Ruler of the World had won the Derby," says Flay. "Even my father called me."

Flay could only smile when, while visiting the newly opened Coolmore Museum in Ireland, he laid eyes on piece that featured a familiar Tesio quote: "The Thoroughbred exists because its selection has depended, not on experts, technicians, or zoologists, but on a piece of wood: the winning post of the Epsom Derby."

Flay now has not one but three siblings to Derby winners—Countess Lemonade, White Hot, and Authorized (Ire)'s sister American Spirit (Ire).

State of the

Estable

Flay's commitment to blue-blooded fillies and mares has begun to pay off in recent years. At the 2014 Keeneland September Sale, he sold not one but two seven-figure yearlings. A Tiznow daughter of Countess Lemonade brought $1.1 million, while a Tapit filly out of Super Espresso made $1 million. They were the first foals out of both mares, and in a single book at Keeneland, Flay was out almost entirely on the cost of the mares themselves.

"And really, that gave me a lot of confidence," he says. "It said that we're doing something right."

Flay says he would have been happy to keep and race either filly, but when the right people lined up on his horses and the vet reports came back clean, he was spurred to sell.

"When you can take all the money off the table at once, that's when it all makes sense to me," he explains.

Meanwhile, on the track in 2015, Flay was represented by his second Grade I winner when Dame Dorothy (Bernardini) won the GI Humana Distaff S. on the Kentucky Derby undercard. James Delahooke purchased the 4-year-old for $390,000 at the 2012 Keeneland September Sale. Named after Flay's mother, Dame Dorothy is a half-sister to the Grade I winner Mrs. Lindsay and traces back to the European champion Mrs. Penny.

"When you have a horse who is by a great sire and with a great pedigree, the upside is unlimited," he said of Dame Dorothy's success. "You don't know what's going to happen, even 15 years down the line. That's the thing that took me a long time to understand. With a filly like her, you can see your investment grow in front of your eyes."

Flay has two daughters of Lacadena in his stable. The most accomplished is America, a 4-year-old A.P. Indy filly that he bought back at the 2012 Keeneland September Sale for $725,000. America ran third behind Untapable in last year's GI Mother Goose S. She won her first stakes in the Affectionately S. at Aqueduct over the winter, then added another Grade I placing in the Delaware H. in July.

America's success has meant Lacadena herself will be sent through the ring at the upcoming Keeneland November Sale, where Stone Farm offers her in foal to Bernardini.

"We're trying to keep our requirements tight," explains Flay. "Being by A.P. Indy, America's an upgrade, we think, from Lacadena, and we have two other fillies out of Lacadena.

Flay's recent success is all the more impressive when considering he owns more restaurants (24) than broodmares (9) and racehorses (11) combined. But it's the young horses in Flay's operation—there are seven yearlings and seven weanlings—who could well take Flay to another level. They include a yearling Tapit filly out of Super Espresso who Flay RNA'd for $975,000 at the most recent September Sale. He also kept a Tiznow colt out of Lacadena and a Medaglia d'Oro colt out of Countess Lemonade.

His weanlings include yet another Tapit filly from Super Espresso, as well as a Malibu Moon filly from Lacadena. There's a distinctly European flair in the group, too. Flay has a Dutch Art (GB) filly out of the group winner Albisola (Ire) (Montjeu ). There's a Nathaniel (Ire) filly from American Spirit (Ire), the half to the G1 Epsom Derby winner Authorized (Ire). And, maybe most exciting, a Galileo (Ire) filly out of Countess Lemonade.

"We've heated up to the point now where, in the next five years, I'll have the best chance for things to blossom," says Flay.

Flay says he has no intention of investing in a farm in Kentucky—he boards all his mares at Arthur Hancock's Stone Farm—but says he'd like to grow the size of his involvement.

"If the business can pay for itself and grow itself, I'd like to have maybe double or triple what I have now," he says. "So instead of nine mares, maybe somewhere in the high teens. But that creates a lot of horses. The business has to prove itself to me."

Getting Things Right

It's mid-September, and the crowd at Gato is loud and vibrant, stirred with an energy unique to Friday nights in Manhattan. Matching that energy is Bobby Flay, who is multi-tasking like a champ. He skips from the main floor into the kitchen of his newest restaurant to put the final touches on two appetizers set to go out. There's a dish of roasted octopus, with sour orange, bacon, oregano, followed by a house speciality of scrambled Eggs, almond romesco and boucheron cheese. (Gato is doing well. Not long after opening in March of 2014, it was given a glowing two-star review in the New York Times, and tonight's crowd suggests the sheen hasn't worn off.)

Flay heads back out to greet Jimmy Ventura, a well-known handicapper who is dining at one corner of the packed, square-shaped bar. Two men in their forties stop to interrupt Flay and ask for a photo. For their kids. When he returns, Flay gets a soda water from the bartender, and continues a story about his trip to Ballydoyle.

"It was one of the great experiences of my life," he asserts. "Forget about horses—just in general. Aidan O'Brien gave me four hours of his time, and the man, he's just a magician. Just watching him work was a learning experience."

"In the way he treats his staff and his riders, and how much he relies on them," says Flay. "He's got 70 riders and refers to them each by name. He hears what they have to say, really listens to them, and if they make a recommendation, he says, ‘That's a great idea. Let me think about that.' And he does. He's an amazing manager of people. They love working for him, and it actually changed the way I look at things as a manager of people. With my restaurants, I try to connect with each employee every time I'm in the restaurant. But after watching him, I feel like I'm underachieving in that department."

Flay's passion for both food and racing is apparent on nights like this.

"I'm a lucky guy—I make a living at what I love"

"I'm a lucky guy—I make a living at what I love," he says, clarifying he doesn't only mean cooking. "I have two businesses. I'm in the business of food, and the business of horse racing. I take both seriously, and I enjoy them both. When I got into the business of horses, I literally lied to myself. I said, ‘I'm just going to invest some money, get some horses, not make any decisions, and go to the track and root.' In two years I had no partners, and I knew I wanted to be at the top of the sport in terms of quality, and I knew I wanted to hire the best people, and I knew I wanted to help the sport."

Flay has spent part of the evening talking about what racing can do better. But he also wants to make clear that there are a lot of thtings racing does right, and that it offers something few other sports do.

"There are very few feelings like the one I get when I wake up the morning of a big race that I'm about to take part in," he says. "Opening the Racing Form…putting on a nice suit…grabbing my binoculars…heading out to the track? That's the kind of stuff that keeps me up at night because I'm so excited."

The key, just as it is in cooking, says Flay, is finding the right balance.

"It's easy for me to say that I want this different, or that different," he says. "But I don't want to sound like a total pessimist. If that was the case, I'd just get out of the sport. But I care about it. I'm optimistic because the sport has a lot of really smart, motivated people who want to make this better. Listen, we are going to get things right."


Bobby Flay Has More Lives Than a Cat: NY Early Report on Gato

For a guy who usually has things going his way, TV chef Bobby Flay’s taken his share of throwdowns in the death sport known as Manhattan real estate. Last summer, facing a whopping rent increase, he closed his flagship Mesa Grill after 22 years. But the blow that struck hardest may have been the loss of his Spanish restaurant Bolo, which fell victim to developers in 2008. At two-week-old Gato—his first New York City opening in nearly a decade—Flay revisits Spain but also ventures into neighboring lands, promising bold flavors with citrus, garlic, olive oil, and other Mediterranean staples front and center.

Early word on Chowhound says he delivers. An appealing way to start is the bar-menu sampler: three dishes out of a dozen or so choices. Winners so far include rare lamb tenderloin with salsa verde, sautéed duck liver with grapes and black pepper, and a roasted artichoke heart topped with sea urchin and a quail egg. For his signature chile heat, Flay turns to ingredients from the Mediterranean and North Africa: Crab risotto gets its kick from Calabrian peppers (and an alluring anise note from fennel or tarragon), and a side of charred carrots, balancing hot and cool, is dressed with harissa, yogurt, and mint. Some of the deepest pleasures are the simplest, like fluffy scrambled eggs with almond romesco and Boucheron cheese, which Ziggy41 declares “a revelation!”

Not surprisingly, some old favorites from Bolo are back, tweaked and updated, at Gato, including: eggplant with Manchego, oregano, and balsamic “Eleven Layer” scalloped potatoes with shallots and fried sage and spot-on crispy squid with anchovy vinaigrette and a lively green-chile pesto. As Flay told Eater earlier this month, “The ghost of Bolo definitely still lives.” Something else that’s haunted him over the years, he acknowledged in an interview with the New York Times, is the perception that he’s more TV star than chef. “People think that I don’t cook,” said Flay, who’s been running the kitchen nightly at Gato. “And it’s just the furthest thing from the truth.”

Gato
324 Lafayette Street (between Bleecker and Houston streets), Manhattan
212-334-6400

Photo of scrambled egg with almond romesco and Boucheron by Chowhound member Ziggy41


Flay's Superb Seafood Cocktails

If you think seafood cocktail really is just about shrimp and bad bottled cocktail sauce, then it's time for you to try chef Bobby Flay 's recipes.

A traditional cocktail sauce is a combination of ketchup or chili sauce with prepared horseradish, lemon juice and Tabasco sauce or other hot red pepper seasoning.

Cocktail sauce is used with seafood and as a condiment for hors d'oeuvres. Pero en El espectáculo temprano Monday, Flay shows how to make delicious, inventive seafood cocktails using unusual ingredients such as coconut milk and tomatillos.

These recipes are very reflective of the food Flay will serve at his new restaurant, Bar Americain. And you will see how easy these recipes are.

The crab and lobster recipes, in particular, really just require you to whisk all the ingredients together.

En Bar Americain, Executive Chef Flay will celebrate the regional foods of America with a dose of the bold flavors. He offers his interpretations of the many dishes he's encountered during his time in the culturally rich and diverse regions of the United States. Examples include Shellfish cocktails - shrimp-tomatillo, crab-coconut, and lobster-avocado Carolina smoked trout salad, yellow beets Fulton fish market cioppino, sour dough toast Rack of pork, apple ginger chutney, creamed corn, sour mash and tasty side dishes such as Potato chips with blue cheese sauce and Creamed kale.

Recetas:
Crab-Coconut Cocktail

Para 4 personas

Ingredientes:
2 cups unsweetened coconut milk
3 tablespoons Habanero Hot Sauce, or more if you like it spicier
Jugo de 2 limones
2 cucharadas de miel
1 cucharadita de sal kosher
1/4 teaspoons freshly ground black pepper
1/4 taza de cilantro fresco picado
1 1/2 pounds lump crab meat, picked over
1/2 ripe mango, peeled, pitted and finely diced
Thinly sliced endive
Thinly sliced radicchio
1 bag fried plantain chips (found in most grocery stores today or Latin markets) or fried tortilla chips
Fresh cilantro leaves, for garnish

  1. Whisk together coconut milk, hot sauce, lime juice, honey, salt and pepper in a large bowl, cover and let sit at room temperature for 15 minutes.
  2. Gently fold in the crab, mango, endive and radicchio and stir to combine.
  3. Using a slotted spoon, divide the mixture among 4 martini glasses and garnish around the perimeter with 3-4 plantain chips and a few fresh cilantro leaves.

Ingredientes:
2 cucharadas de sal kosher
1 tablespoon coriander seeds
2 teaspoons whole black peppercorns
2 lemons, quartered
1 1/2 pounds large shrimp, peeled and deveined

  1. Fill a medium saucepan with 2 quarts of cold water, add the salt, coriander, peppercorns, and lemon wedges, squeezing the juice into the pot first, and bring to a boil.
  2. Let boil for 5 minutes. Turn the heat off, add the shrimp, cover and let the shrimp sit in the liquid for 15 minutes, to cook through and absorb the flavor.
  3. Drain the shrimp in a colander, place in a bowl, cover and let chill in the refrigerator for at least 1 hour.

Ingredientes:
12 tomatillos, husked and washed
1 large red onion, coarsely chopped
4 dientes de ajo picados
2 jalapenos, chopped
2 cucharadas de aceite de canola
Sal y pimienta recién molida
3 cucharadas de vinagre de arroz
1/4 cup prepared horseradish drained
1/4 taza de cilantro picado

  1. Preheat oven to 350 degrees F. Place tomatillos, onion, garlic and jalapeno in a medium roasting pan, toss with the oil and season with salt and pepper. Cook until the mixture is soft, but do not allow it to color, 20-25 minutes.
  2. Transfer to a food processor and process until smooth. Add the vinegar, horseradish and cilantro and pulse just to combine, season with salt and pepper. Scrape into a bowl, cover and refrigerate for at least 1 hour before serving.

Ingredientes:
1/2 cup fresh limejuice
2 cucharaditas de miel
2 tablespoons prepared horseradish, drained
1 tablespoons Worcestershire sauce
1 teaspoon Tabasco sauce
1 tablespoon chopped tarragon
Sal y pimienta negra recién molida
2 lb lobsters, steamed, meat removed and coarsely chopped
1 ripe avocado, peeled, pitted and chopped
1/4 cup chopped watercress


The Celebrity in the Apron at Gato

With vaulted brick ceilings and big bold lighting fixtures, Gato reveals two notable reincarnations. Bobby Flay, the celebrity chef and brand, has opened a new restaurant in New York for the first time in nine years, and it is in a 100-year-old NoHo space at 324 Lafayette Street that previously housed a Bowery Residents’ Committee treatment center. Now the well-heeled, the early adopters, the neighborhood families and the restaurant industry types mingle at the center bar and on leather banquettes. Mr. Flay, apron-clad, is visible to diners through the kitchen’s glass window. His business partner, Laurence Kretchmer, roamed the brightly tiled floor on Tuesday after a week’s soft opening. The room was humming, at a manageable level. Mr. Kretchmer said they had kept some tables empty so the restaurant could have time to settle. Zesty Mediterranean dishes arrived on plates of various shapes, as the solicitous staff watched Flay fans and old friends digest the novelty.

IN THE SEATS Three 34-year-old women who have been close friends for 20 years: Carolyn Shepherd, a jewelry designer from Los Angeles her boarding school buddy Katharine Petrycki, a Montessori teacher on the Upper West Side, spending an evening without her own two small children and Courtney McGroarty, who grew up with Ms. Petrycki in Darien, Conn., and met Ms. Shepherd through her. Ms. McGroarty said she sold “medical devices,” a.k.a. breast implants most, she said, are used for reconstruction and not cosmetic purposes. An ardent food follower, Ms. McGroarty snapped up an Open Table reservation on Monday.

ON THE PLATES Ms. Shepherd’s former husband is a Los Angeles chef, and the three women shared four courses like food critics. They had three “bar” items for $17: eggplant in balsamic vinegar (the winner) ricotta with wild mushrooms and hazelnuts raw salmon wrapped in piquillo pepper. Next, from the “kitchen” menu, came the white chicory salad, with chorizo and fried egg ($14), a sweet lamb pizza ($17) — Ms. McGroarty detected mint — and roasted octopus with tangerine and bacon ($17). “Holy moly, this is amazing,” Ms. Shepherd said. For entrees, they tried the pork chop ($29, a Flay staple) and the wild striped bass, which the women ate but thought was fishy. The $29 charge was removed. They also had charred carrots ($10) — “the new brussels sprouts,” Ms. McGroarty said. They ordered two bottles of Weingut Bründlmayer Gruner Veltliner ($51) after cocktails. For dessert: the chocolate crema catalana ($11), which they felt had an over-toasted top, and the satisfying Meyer lemon tart ($11). All tables that night received complimentary biscotti and sherry.


Nacho Flay Introduces Cat-Crafted Cat Food with the Launch of Made by Nacho

NEW YORK , April 6, 2021 /PRNewswire/ -- Cats everywhere, listen up! Made by Nacho, a cat food for the modern cat, launches today, bringing better taste, as well as high-quality nutrition for your feline friends and cat companions. Developed by Nacho Flay, a Maine Coon Cat who grew up with 24/7 access to his dad, Chef Bobby Flay , the Made by Nacho menu prioritizes an equal focus on feline-specific taste and nutrition with a menu of wet and dry food and treats.

Growing up around a well-stocked kitchen, Nacho closely observed Bobby Flay as he cooked, always emphasizing the importance of selecting flavorful ingredients that support one's health. Nacho combined what he learned from his dad, and his inherent knowledge of his own species, to create a line of premium food, backed by nutrition. After two years of recipe testing and countless tastings, coupled with top insights from culinary and feline experts, Made by Nacho was born.

"While many know I am passionate about cooking, I am equally as passionate about the cats in my life," says Bobby Flay . "Made by Nacho melds those passions together, and with Nacho by my side, I am proud to share what we created. While I influence the recipes, Nacho does the hard work of creating the menu and paw-selecting every ingredient," added Flay.

While Made by Nacho is chef-inspired, Nacho also tapped his lifelong veterinarian, Dr. Katja Lang , to craft a menu that delivers the balanced nutrition cats need. Dr. Lang provides invaluable insights on flavor combinations that please a cat's palate and the ingredients that help cats live long and happy lives.

"Dogs have led R&D at pet food companies for long enough, and I'm excited to team up with Nacho and educate the larger feline community on cat health," said Dr. Katja Lang , DVM and Veterinary Consultant at Made by Nacho. "I've worked with Nacho to identify what is best for feline diets, starting with nutritional content, all the way down to flavor - because palatability is essential to a cat's food," added Dr. Lang.

Cats are carnivores, which is why Made by Nacho's menu leads with cage-free chicken, grass-fed beef and sustainably-caught salmon. To balance these proteins, fruits and vegetables like pumpkin, cranberries, blueberries and kale are added, bringing in a dose of antioxidants and immune bolstering benefits. And the secret ingredient? Bone broth. It provides a concentration of protein, flavorful nutrients, and collagen to all recipes and extra hydration in the wet food recipes. To round out Made by Nacho's menu, millet and oats are added for fiber, in addition to pre and probiotics for digestive health. Made by Nacho is made in the USA with the world's finest ingredients.

Furthering his mission to help cats everywhere, Nacho and his team initiated the Made by Nacho Charitable Fund at the New York Community Trust. At launch, the fund has made grants to EveryCat Health Foundation - an organization that advances feline health by supporting groundbreaking research and education - and Best Friends Animal Society - a leading national animal welfare organization dedicated to saving pets in shelters all across America.

Made by Nacho is now available to consumers via madebynacho.com. Beginning April 19 , Made by Nacho will also be available at PetSmart, its exclusive retail partner. PetSmart customers will find Made by Nacho products on store shelves, nationwide, and on PetSmart.com.

Products, Pricing* & Information:

Wet Food ( $1.49 /3oz pouch, $17.49 /12ct variety pack): Cage-Free Chicken Recipe Cuts in Gravy Sustainably-Caught Salmon Recipe Cuts in Gravy Grass-Fed Grain-Finished Beef Cuts in Gravy, all with bone broth

Dry Food ( $12.99 /2lb bag, $21.99 /4 lb bag, $39.99 /10lb bag): Cage-Free Chicken, Duck & Quail Recipe Sustainably-Caught Salmon, Whitefish & Pumpkin Recipe Grass-Fed Beef, Rabbit & Pumpkin Recipe, all with freeze-dried raw chicken inclusions

100% Pure Freeze-Dried Protein Treats ( $5.99 /.7oz - 1oz bag): Chicken Breast Wild Alaskan Salmon Ahi Tuna Duck Liver Turkey Giblets

Made by Nacho's complete line is available on madebynacho.com.

*Pricing reflects suggested retailer pricing. Exact pricing may vary.


Reprinted from Bobby Flay Fit © 2017 by Bobby Flay (Clarkson Potter/Publishers, Penguin Random House).

Reprinted from Bobby Flay Fit © 2017 by Bobby Flay (Clarkson Potter/Publishers, Penguin Random House).


Sobre el Autor

Jonathan Waxman first stepped into the culinary scene in 1970 when he retired from his career as a professional trombonist to enroll in the La Varenne cooking school in Paris. After working at the prestigious Chez Panisse alongside Alice Waters, he brought New American cuisine to New York City by opening the restaurants Jams and Washington Park. For his contributions to the culinary world, Jonathan was named one the most influential Americans by don revista. Today, he is the chef-owner of Barbuto, an Italian brasserie in New York City. He resides in Manhattan with his wife and three children.


Bobby Flay Michelin Stars

Bobby Flay does not currently have any Michelin Stars. His second Mesa Grill restaurant, in Las Vegas, was awarded one star in 2008, but unfortunately did not retain it in the 2009 Michelin Guide. Worse still, Michelin stopped publishing their Las Vegas edition after 2009 so Flay was unable to win it back.

But with several restaurants across the USA, Flay actually has the potential to win many stars. Stars are awarded to the restaurant itself, meaning that chefs with several restaurants can hold multiple stars at once. The record currently goes to French-born Monégasque chef Alain Ducasse, with 20 Michelin stars in total.


She's all about dessert

Sophie might have had a healthy salad named after her by her celebrity dad, but when it comes to her own personal tastes she is all about the sweet stuff. En un episodio de Rachael ray, Flay joked that his job on Thanksgiving is not to carve the turkey but to ask Sophie what dessert she wants and to make it for her. Sophie added that she and her dad sometimes make chocolate cream pie, although one year Flay mixed things up with a Boston cream pie. "I'm hoping that's our new tradition because I ate it for breakfast every day," she said.

Sophie loves dessert so much that, at the 2018 Food Network & Cooking Channel South Beach Wine & Food Festival, she and her dad hosted a late-night dessert event for attendees of the festival. The party featured delectable sweets from some of South Florida's tastiest places.


Ver el vídeo: Papalote Throwdown